Plátano reformado

Contamos mejor las noticias

¡Buenos días!
Hoy es miércoles 29 de mayo

Y mientras en las redes se debate si la chef Tita sabe o no pelar un plátano, recuerda que lo importante no es como se vea el plátano, sino cómo lo cocinen, ya que el estómago no tiene ojos. Y luego de esta reflexión, que seguro tocó tu corazón, empecemos con lo que tienes que saber para iniciar el día.  

Una conversación difícil

Pero hay que tenerla. Ahora que pasaron las elecciones, la conversación pública ha cambiado rápidamente de temas. Pero entre todo lo que se está moviendo, un tema en particular comienza a sacar la cabeza como el más destacado: la reforma fiscal. Ya todo el vivo sabe que eso no lo despinta nadie, y que es probablemente la primera pelota caliente que tendrá que manejar Abinader en este segundo período.

Primero lo primero: ¿qué esperar?

OK, lo primero es definir qué es una reforma fiscal. La respuesta técnica es que es una serie de cambios en el sistema que regula cómo el Estado recauda dinero a través de los impuestos. Por costumbre, aquí «reforma fiscal» siempre ha sido el equivalente a subir los impuestos, pero no tiene que ser así. 

Se pueden bajar los impuestos, o bajar algunos y subir otros, o quitarle impuestos a algunas cosas y subirlos a otras, o ponerle impuestos a cosas, empresas o personas que no tenían, y así. Además, en una reforma no solo se ven los números, sino cómo el Estado cobra los impuestos y cómo administra el dinero que recibe.

¿Y por qué aquí necesitamos hacer eso?

La respuesta corta es que el Estado necesita más dinero. La respuesta larga es que año tras año estamos en déficit fiscal —significa que el gobierno gasta más de lo que entra— y el Estado tiene que endeudarse para compensar. Lo otro es que el PIB (el tamaño de la economía) va creciendo, y así mismo el gasto para poder mantenerlo creciendo (siempre y cuando ese gasto sea en sectores productivos, y no en dinero repartido). Como sube el gasto, también tiene que subir el ingreso.

Seguro te estarás preguntando por qué no se reduce el gasto y ya. Bueno, hay otros modelos que sugieren otras cosas como reducir el tamaño del Estado para que el gasto sea menor y no haya que compensar el déficit a través de más impuestos o deuda. Pero así funciona el modelo que tenemos aquí y en gran parte del mundo, así que es lo que toca. De hecho, tocaba desde hace años, pero de alguna manera Danilo, en su segundo período, y Luis en su primero, lograron esquivar esa bala.

Entonces, ¿impuestos pa’rriba?

De nuevo: algunos sí, otros no. Lo que pasa es que lo más fácil para nuestros gobiernos ha sido subir los impuestos que todos pagamos todo el tiempo. Por ejemplo, el ITBIS y el Impuesto Sobre la Renta (con anticipo incluido, para completar). En los últimos 40 años se han hecho por lo menos 15 reformas, y el último golpe fue el ‘paquetazo’ del 2012, donde subieron el ITBIS de un 16% a un 18% de manera «provisional», y se quedó así para la eternidad. Por eso es que usualmente escuchas decir que las reformas le dan duro a la clase media. 

Lo que pasa es que para los más ricos, los impuestos significan un hoyo menor en su bolsillo; y para los más pobres no significa nada, porque son pocos los que pagan. Tampoco significa nada para el sector informal, que ahora mismo anda por un 57% de la economía. Y significa poca cosa para las múltiples industrias y sectores que están exentos desde hace años.

¿Por qué no arrancar por ahí?

Pudiéramos empezar por reducir la informalidad y quitar exenciones. O también concentrarnos en los impuestos que pagan los 600 grandes contribuyentes que hay en el país, que al final representan el 75% de las recaudaciones de la DGII. Casi teníamos una solución, que era que tumbaran la licitación del Ministerio de Educación para comprar 150 estaciones de carga para los autobuses eléctricos por 50 mil millones de pesos; pero esa se cayó porque al final dizque fue un pequeño error de digitación, y solo son 168 millones.

Pero tú sabes que aquí todo el mundo va a gritar por lo suyo, así que propuestas habrá muchísimas y de todos los sabores; sobre todo porque, para colmo, son tantas las acrobacias fiscales que han hecho nuestros gobiernos a través de los años, que nuestro sistema tributario es excesivamente complejo.

Puedes ver algunas de las propuestas que ya andan rodando dándole aquí, o aquí.

No hay rosa sin espinas

Rosa Amalia Pilarte, actual diputada de La Vega por el PRM, fue condenada a 5 años de cárcel por lavado de dinero del narco. La decisión la tomó la Suprema Corte de Justicia, que era donde estaba siendo juzgada por aquello de que los congresistas acusados de delitos no van a un tribunal común como el resto de los mortales. A eso se le llama jurisdicción privilegiada. 

Lo otro es que esa prisión la cumplirá en agosto cuando salga del Congreso, porque los diputados tienen otra protección que se llama inmunidad parlamentaria. Por eso ella intentó candidatearse de nuevo de todas las formas posibles, pero la justicia no se lo permitió. 

Par de años y ya

Sí, pero no es solo la cárcel. Además de la mudanza temporal a Rafey Mujeres, a la diputada le pusieron una multa de 200 salarios mínimos y tendrá que cubrir los costos judiciales. Otra cosa es que autorizaron decomisarle varias propiedades en La Vega y Jarabacoa. Además, su hijo y su esposo todavía están acusados de lo mismo y en procesos judiciales, aunque en tribunales convencionales.

¿Primera vez?

No es muy común que un diputado en funciones sea condenado a la cárcel en este país, aunque a la memoria no llega ninguno que haya sido por narco. Bueno, Miguel Gutiérrez, el de Santiago, pero ese fue en Miami y condenado por los gringos. Por otras cosas, se recuerdan estos casos:

  • Radhamés Ramos García, del PRD, fue despojado de su inmunidad y condenado a 1 año y medio de cárcel por patrocinar la entrada ilegal de haitianos. Eso fue en el 2002.

  • Ramón Antonio Fernández, también del PRD, quien fue condenado a 1 año en el 2012 por violación a una menor de edad.

Hay otros casos, como el de Sadoky Duarte, actual diputado por el PRM, que lo condenaron por agredir a un policía y un fiscal en el 2020. Pero esa condena fue de 3 meses de prisión «suspendida», así que nunca fue preso. Y por ahí anda la también diputada perremeísta Grey Maldonado, que supuestamente está metida en la red de lavado del Caso Falcón.

Imagen del día

Visto en: RNN

Sabemos que protestar es un derecho ciudadano, lo que pasa es que, a veces, lo que no está bien es la forma. Mira el caso de estas personas en Chile que decidieron reguindarse de un puente, arregoso ocurriera una desgracia, protestando por unas medidas que tomó la alcaldía de su pueblo que supuestamente solo favorecen a las inmobiliarias. 

También deberías saber

Lo último en Haití

  • Debido a los retrasos que hay con el despliegue de la misión de Kenia en Haití, decidieron llevarse para Kenia unos 2000 policías haitianos para entrenarlos allá en «aplicación de la ley y combate». 

    • Los agentes haitianos volverían a su país a mitad de junio (aunque no han dicho cuándo se irían), más o menos cerca de cuando se espera que lleguen a Haití los primeros 200 agentes kenianos de los 1000 que se supone van a mandar. 

Para ponerte a pensar

  • ¿Se te está yendo mucho la luz? Pues a lo mejor es porque hay 19 plantas térmicas y 16 presas hidroeléctricas están fuera de servicio en el Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI).

    • Esto no significa necesariamente que no estén funcionando, sino que no le están mandando energía al SENI, lo que a su vez significa que eso no pasa a las subestaciones de las EDEs y obviamente que no te llegue a ti.

Atento a esto

  • El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) puso en alerta amarilla a 8 provincias  y 12 (más el Distrito Nacional) en verde por el paso de otra onda tropical y una vaguada que andan por la zona. 

    • Como siempre, piden prudencia a la gente y que eviten zonas de riesgo.

La cifra del día

Lo que tuvo que pagarle el Estado de California a un hombre como compensación por tortura psicológica. Resulta que el hombre fue sometido a 17 horas de interrogatorio por parte de la policía a un nivel tan sádico que hicieron que el hombre confesara que había matado a su papá. El ‘plot twist’ es que el papá del señor estaba vivo.

Join the conversation

or to participate.